3 Ideas de Hábitos Atómicos

Los hábitos son el interés compuesto de la superación personal. Lo que empieza como una pequeña ganancia, se acumula con el tiempo y se convierte en algo grande. Sus efectos se multiplican al repetirlos cada día. El éxito es el producto de nuestros hábitos atómicos.

Es la anticipación de la recompensa, no su obtención, lo que hace que nos pongamos en acción. Necesitamos hacer que nuestros hábitos sean atractivos porque, en principio, es la expectativa de una experiencia gratificante lo que nos motiva a actuar. Para crear un hábito difícil debes hacerlo atractivo, asociándolo a una experiencia positiva. Tienes que pasar del deber a tienes la oportunidad de hacer algo, para percibir de forma diferente esa tarea.

La mejor manera de hacer esto es añadir un poco de placer inmediato a los hábitos que nos brindarán recompensas a la larga y un poco de dolor inmediato a los hábitos que no nos traen recompensas. Lo primero debes hacerlo sencillo, hazlo fácil para que tus posibilidades aumenten, Utiliza el método de prueba y error para conseguirlo, no podemos probar todos pero debemos hacer un intercambio de exploración y explotación, prueba diferentes posibilidades y quédate con la mejor.

Introducción de Hábitos Atómicos

Conocer el libro de Hábitos Atómicos de James Clear , para aprender como poder vivir mejor, entendiendo como se forman los hábitos en nuestro cerebro y pudiendo moldearlo para aprovecharlo a nuestro favor para conseguir todo lo que queramos.

Atómico es una cantidad extremadamente pequeña de una cosa, la unidad más pequeña e irreductible que forma parte de un sistema mayor. También es la fuente de una inmensa energía o poder.

El hábito es una rutina o práctica que se realiza de manera regular; una respuesta automática a una situación específica.

Orden y buenos hábitos de sueño, para volver a creer en mí después del accidente. Incorporé el hábito del estudio y mis notas mejoraron, gracias a que un hábito es una rutina o conducta que se practica con regularidad y, en muchos casos, de manera automática. Seis años después de haber sido golpeado en el rostro por un bate, gracias los hábitos conseguí ser el mejor atleta masculino de la universidad de Devinson gracias al poder de los hábitos atómicos.

las 3 pes - lo único resumen

Este accidente fue uno de mis retos y la experiencia me enseñó una lección fundamental: los hábitos que en un principio pueden parecer pequeños y poco significativos, se transformarán en resultados extraordinarios si tienes la voluntad de mantenerlos contratiempos y retrocesos pero, a la larga, la calidad de nuestra vida depende de la calidad de nuestros hábitos

Para escribir un gran libro, primero tienes que convertirte en ese libro.

Naval Ravikant

Los pequeños hábitos que cultivé me ayudaron a desarrollar todo mi potencial.

La columna vertebral de Hábitos Atómicos es el método de cuatro pasos para desarrollar hábitos —señal, anhelo, respuesta y recompensa, y las cuatro leyes para cambiar tu conducta.

Primera parte – Principios Fundamentales

Porque los pequeños cambios generan una gran diferencia para conseguir tus hábitos atómicos.

1 – El sorprendente poder de los hábitos atómicos

Brailsford tenía un compromiso con la estrategia de agregación de ganancias marginales. Su filosofía aspira a alcanzar un pequeño margen de mejora en todo lo que se hace, mejorando un 1% en todos los aspectos del ciclismo e integrarlos todos juntos después.

Los hábitos son el interés compuesto de la superación personal. Lo que empieza como una pequeña ganancia, se acumula con el tiempo y se convierte en algo grande. Sus efectos se multiplican al repetirlos cada día. El éxito es el producto de nuestros hábitos. Tus resultados son los indicadores reactivos de tus hábitos. Al final obtienes lo que repites.

Tomar una decisión que es 1% mejor o 1% peor puede no parecer importante en un momento dado, pero en el transcurso de todos los momentos que conforman una vida, estas decisiones determinan la diferencia entre la persona que eres y la persona que podrías ser.

Hábitos acumulativos favorables como la productividad, conocimiento, relaciones sociales. Más tareas seas capaz de realizar de manera automática sin pensar. El conocimiento te estimula a repensar de manera distinta las viejas ideas, a parte de darte ideas nuevas. Cuanto más ayudas a las personas, más te ayudarán a ti. Un pequeño cambio hace la diferencia y desencadena el gran cambio.

Para que los hábitos realmente generen un cambio, deben subsistir lo suficiente como para rebasar una meseta donde no se producen cambios perceptibles y destapa tu potencial.

Jacob Riis: Cuando nada parece ir bien, visito al cantero. Este hombre golpea la roca con su cincel y su martillo quizá hasta un centenar de veces sin hacerle siquiera una grieta. Sin embargo, al dar el siguiente golpe, la roca se parte en dos. Sé que ese no fue el golpe que rompió la roca, fue la suma de todos los golpes que dio anteriormente.

1% mejora para conseguir hábitos atómicos

Según Adams, las metas son los resultados que quieres obtener. Los sistemas son los procesos que sigues para alcanzar esos resultados. La única manera de ganar realmente es volverse un poco mejor cada día de entrenamiento y conseguir ese hábito atómico en tu día.

Implementar un sistema de pequeñas mejoras continuas para lograr alcanzar un resultado totalmente distinto a los anteriores. Cuando consigues una meta curaste un síntoma sin hacer nada para resolver su causa, debes arreglar el sistema para lograr los resultados solos.

Las metas sirven para posponer la felicidad hasta que se logra alcanzar la siguiente meta, no debes restringirte a esto, debes enfocarte en el sistema y disfrutar del camino 

El marcador se encarga de sí mismo.

Bill Walsh

El propósito de definir metas consiste en convertirse en un ganador de una sola ocasión, mientras que construir un sistema te sirve para seguir jugando la partida.

Los hábitos son como los átomos de nuestras vidas. Cada uno es una unidad fundamental que contribuye a la mejora en general. Los hábitos atómicos son pequeños hábitos que forman parte de un sistema mayor.

Resumen

  • Los hábitos son el interés compuesto de la superación personal. Trabajar para lograr ser un 1% mejor cada día cuenta mucho a la larga.
  • Los pequeños cambios con frecuencia parecen no tener ningún efecto hasta que logras cruzar un umbral crítico. Sé paciente con los resultados , alcanzar los más poderosos es un proceso acumulativo.
  • Un hábito atómico es un pequeño hábito que forma parte de un sistema más complejo. De la misma manera en que los átomos son los ladrillos de las moléculas, los hábitos atómicos son los ladrillos de los resultados excepcionales.
  • Si quieres mejores resultados, olvídate de fijar metas. En lugar de eso, concéntrate en tu sistema. No te elevas al nivel de tus metas. Desciende al nivel de tus sistemas.
  • Los hábitos son una espada de doble filo. Pueden trabajar a tu favor o en tu contra. Debes entender los detalles.

2 – La manera en que tus hábitos moldean tu identidad

Cambiar tus hábitos es desafiante por dos motivos: tratamos de cambiar algo que no es lo que debemos cambiar y  tratamos de cambiar nuestros hábitos de la manera equivocada.

Nuestro primer error consiste en tratar de cambiar algo que no es lo que debemos cambiar. Existen tres niveles para cambiar tu conducta.

La primera capa está asociado a los resultados, dónde se encuentran la mayoría del cambio de hábitos. Te enfocas en lo que quieres alcanzar.

La segunda capa está relacionada con cambiar tus procesos. Está relacionado con cambiar de sistema e implementar una nueva rutina.

La tercera es la más profunda es el cambio de identidad. Dónde nadie llega a este nivel, porque cuestionas tus creencias, suposiciones y prejuicios arraigados de la sociedad. Debes cambiar tus creencias, tu visión del mundo y cambiarte la imagen de ti mismo.

Los resultados se tratan de lo que obtienes. Los procesos se tratan de lo que haces. La identidad se trata de lo que crees.

Línea de los hábitos

Nuestra vieja identidad puede sabotear sus planes de cambiar, porque no hemos desmontado las creencias que dirigen nuestras acciones. La conducta que no es congruente con el yo no será duradera. Es muy difícil cambiar tus hábitos si no cambias las creencias subterráneas que te condujeron a las conductas pasadas que deseas cambiar.

Soy el tipo de persona que quiere esto, te sientes orgulloso del  nuevo cambio de identidad y tendrás la motivación para que el cambio perdure. Una vez que tu orgullo se involucra, naturalmente luchas con uñas y dientes para mantener tus hábitos.

La meta no es correr un maratón, la meta es convertirse en corredor.

Hacer lo correcto es sencillo, cuando tu conducta y tu identidad están completamente sincronizadas.

Los hábitos positivos pueden tener sentido a nivel racional, pero si entran en conflicto con tu identidad, vas a fracasar cuando intentes ponerlos en práctica. Es porque la imagen que tienes de ti mismo se interpone en el camino.

El progreso requiere desaprender lo aprendido. Para lograr ser la mejor versión de ti mismo, es necesario que edites constantemente tus creencias, que actualices y expandas tu identidad.

Cada creencia, incluyendo lo que crees acerca de ti mismo, es aprendida y condicionada a partir de la experiencia. Si repitieras estas acciones con frecuencia, la evidencia se acumularía y tu autoimagen comenzaría a cambiar.

Cada acción que realizas es un punto a favor del tipo de persona en la que deseas convertirte. Los pequeños hábitos pueden provocar una diferencia significativa al proveer evidencia de una nueva identidad. La manera más práctica de cambiar quién eres, es cambiar lo que haces.

Confías en ti, cuando los puntos a favor o votos se acumulan y la evidencia comienza a cambiar, la historia que te cuentas a ti mismo empieza a cambiar también.

Proceso de transformación de hábitos atómicos

Se trata de un simple proceso de dos pasos:

  1. Decide qué tipo de persona quieres ser.
  1. Demuéstratelo a ti mismo mediante pequeñas victorias continuas.

¿Qué tipo de persona puede perder 20 kilos de peso? ¿escribir un libro? ¿montar una empresa?

Tus hábitos moldean tu identidad y tu identidad moldea tus hábitos. Es un circuito de retroalimentación.

¿Te estás convirtiendo en la persona que quieres ser?

Resumen

  • Hay tres niveles o capas de cambios: el cambio de resultados, el cambio de proceso y el cambio de identidad.
  • La manera más efectiva de cambiar tus hábitos consiste en enfocarse no en lo quieres lograr sino en la persona en quien te quieres convertir.
  • Tu identidad surge de tus hábitos. Cada acción es un paso a favor o voto por la persona en quien te quieres convertir.
  • Para que logres convertirte en la mejor versión de ti mismo, es necesario que constantemente revises y corrijas tus creencias y que actualices y expandas tu identidad.
  • La verdadera razón por la cual los hábitos importan no es porque te ayuden a alcanzar mejores resultados (aunque, por supuesto, pueden hacerlo), sino porque son capaces de hacerte cambiar tus creencias acerca de ti mismo y ayudarte a construir una nueva identidad.

3 – Cómo construir mejores hábitos atómicos en cuatro sencillos pasos

Las conductas seguidas de consecuencias satisfactorias tienden a repetirse, las conductas que producen consecuencias desagradables tienden a no repetirse. El proceso de formación de hábitos empieza con una secuencia de ensayo y error.

¿Cómo debo responder a esta nueva situación?

El cerebro está ocupado aprendiendo cuál es el mejor curso de acción. Siempre que enfrentas un problema de manera frecuente, tu cerebro comienza a automatizar el proceso para resolverlo.

¿Qué fue lo que hice justo antes de tener esa sensación?

Los hábitos son atajos mentales aprendidos gracias a la experiencia. El cerebro recuerda el pasado, es para predecir de mejor manera lo que va a funcionar bien en el futuro.

Las personas que no tienen sus hábitos bajo control son aquellas que disfrutan de menos libertad. Porque decidir las tareas cotidianas te quitan libertad para hacer lo importante.

proceso de hábitos atómicos

Lo que anhelas no es el hábito en sí, sino el cambio de estado que trae consigo. Las señales carecen de significado hasta que son interpretadas. Los pensamientos, sentimientos y emociones del observador son lo que transforma una señal en un anhelo.

La respuesta consiste en obtener la recompensa. Perseguimos las recompensas porque nos sirven para dos propósitos: nos satisfacen y nos enseñan. Qué acciones debes recordar en el futuro.

En resumen, la señal desencadena el anhelo, el anhelo motiva la obtención de una respuesta y la respuesta nos brinda una recompensa.

Los hábitos son, simplemente, soluciones confiables a problemas recurrentes que surgen a nuestro alrededor.

Jason Hreha

La fase del problema incluye la señal y el anhelo y ocurre cuando nos damos cuenta de que es necesario cambiar algo. La fase de la solución incluye la respuesta y la recompensa y tiene lugar cuando te decides a tomar acción y logras el cambio que deseas.

Ejemplo de Señal, anhelo, respuesta y recompensa

  1. Enfrentas un gran obstáculo en un proyecto de trabajo.
  2. Te sientes atorado y quieres aliviar la frustración.
  3. Sacas tu celular y revisas tus redes sociales.
  4. Satisfaces la necesidad de sentirte aliviado.

Revisar tus redes sociales queda asociado con sentirte estancado en el trabajo.

Como eliminar un mal hábito

  1. Hacerlo Invisible. Señal
  2. Hacerlo poco atractivo. Anhelo
  3. Hacerlo difícil. Respuesta
  4. Hacerlo Insatisfactorio. Recompensa

¿Cómo puedo hacerlo obvio, atractivo, fácil y satisfactorio?

Resumen

  • Un hábito es una conducta que se ha repetido el suficiente número de veces para convertirse en una acción automática.
  • El propósito principal de los hábitos es resolver problemas de la vida al menor esfuerzo y gasto de energía posible.
  • Un hábito es un circuito de retroalimentación con cuatro pasos: señal, anhelo, respuesta y recompensa.
  • Las Cuatro Leyes del Cambio de Conducta son hacerlo obvio, atractivo, sencillo y satisfactorio.

Primera Ley – Hacerlo Obvio

4 – El hombre que no se veía bien

El cerebro humano es una máquina de hacer predicciones, basándose en experiencias pasadas. Tu cerebro comienza por analizar qué es lo más importante, clasifica los detalles, destaca las señales relevantes y cataloga la información para usarla en el futuro.

Esta es una de las más sorprendentes características de nuestros hábitos: no tienes que estar consciente de la señal para que el hábito comience, gracias al anhelo.

Nuestras respuestas a estas señales están tan profundamente codificadas en nuestro cerebro que puede parecer que la urgencia de actuar surge de la nada. Por esta razón debemos comenzar el proceso de cambio de conductas con plena conciencia.

Mientras no logres transformar lo inconsciente en consciente, lo inconsciente guiará tu vida y tú lo llamarás destino.

Carl G. Jung

El sistema de señalar y nombrar reduce los errores en un 85% y evita el 30% de los accidentes, utilizado por el sistema de trenes japonés. El sistema de señalar y nombrar es tan efectivo porque convierte un hábito inconsciente en consciente para lograr entender ese hábito atómico.

Para crear tu propio registro, haz una lista de tus hábitos diarios. Todo depende de las metas que estás persiguiendo, si es un hábito positivo o negativo para ti. Aunque es mejor llamarles hábitos efectivos para la resolución de problemas.

¿Esta conducta me ayuda a convertirme en la persona que quiero llegar a ser? → Los hábitos que refuerzan tu identidad deseada son efectivos, el resto por ahora no.

La meta por lo pronto es darse cuenta de lo que está sucediendo. Observa tus pensamientos y acciones sin juzgarlas o criticarlas.

Escuchar la descripción de tus malos hábitos en voz alta hace que sus consecuencias parezcan más reales. Le das un peso importante al nombrarla en voz alta. Porque te estás convenciendo a ti mismo de la necesidad de realizar esa acción.

Resumen

  • Tu cerebro aprende las señales que predicen ciertos resultados sin que tengas que pensar en ello de manera consciente con la suficiente práctica.
  • Dejamos de prestar atención a lo que estamos haciendo con los hábitos automáticos. Debes estar consciente de tus hábitos antes de que puedas cambiar tu conducta.
  • La estrategia Pointing-and-Calling [señalar y verbalizar] eleva el nivel de tu conciencia y lleva tus hábitos desde un punto en que son inconscientes hasta un punto consciente mediante la verbalización de tus acciones.
  • El Registro de hábitos es un simple ejercicio que puedes usar para adquirir conciencia de tu conducta.

5 – La mejor manera  de comenzar un nuevo hábito

Al intentar implementar un hábito, trazas un plan que establece de antemano cómo definir cuándo y dónde se va a actuar. Es la intención de implementación y aumenta las probabilidades de apegarse al hábito. Las dos señales más comunes son tiempo y lugar. Debemos decirnos cuándo y cómo vamos a realizar este hábito.

Solo fallas por falta de claridad, no por falta de motivación. La inspiración viene cuando determinas hacerlo y solo debes seguir el plan.

Yo haré la Conducta a las Tiempo en el Lugar.

Si tenemos esperanza, tenemos una razón para realizar la acción. Empieza a principio de la semana, mes, año, es más fácil. Te ayuda a decir que no a otras cosas que te desvían tu atención.

Obviamente nunca empezarás a entrenar sin que medie un pensamiento consciente.

Jason Zweig

Una de las mejores maneras de desarrollar un nuevo hábito consiste en identificar un hábito que ya realizas diariamente para luego colocar tu nuevo hábito sobre el anterior. La clave consiste en vincular la nueva conducta deseada con un hábito que ya realizas diariamente y crear varios hábitos atómicos.

La acumulación de hábitos te permite crear una serie de reglas sencillas que guiarán tu comportamiento futuro. Sé específico y claro, la especificidad es importante, hacerlo obvio y diseñar un plan claro para determinar cuándo y dónde realizar la acción.

Resumen

  • La Primera Ley del Cambio de Conducta es hacerlo obvio.
  • Las señales más comunes son el tiempo y lugar.  Intégralo en un horario y lugar.
  • La fórmula de la intención de implementación es: Yo haré [CONDUCTA] a [TIEMPO] en [LUGAR].
  • La fórmula de la acumulación de hábitos es: Después de [HÁBITO ACTUAL], yo haré [NUEVO HÁBITO]. Integrar un nuevo hábito con otro que ya prácticas.

6 – La motivación está sobrevalorada;  el ambiente a menudo es más importante

Con frecuencia las personas eligen productos no por lo que son sino por el lugar donde se encuentran. La forma más común de cambiar no es interna, sino externa: el mundo a nuestro alrededor nos cambia. Cada hábito depende del contexto.

Entre más accesible sea un producto o servicio, mayores son las probabilidades de que quieras probarlo.

La vista es el sentido que más dependemos, no debería sorprendernos que las señales visuales sean el mayor catalizador de nuestro comportamiento. Puedes imaginar lo importante que es vivir y trabajar en ambientes que están colmados de señales productivas y son carentes de señales improductivas.

Si quieres que un hábito sea una gran parte de tu vida, convierte la señal en una gran parte de tu ambiente.

El poder del contexto también revela una importante estrategia: los hábitos pueden cambiarse de manera más sencilla en un nuevo ambiente. Cuando empiezas a mezclar contextos, empiezas también a mezclar los hábitos, y los más fáciles son los que van a ganar convirtiéndose en tu hábito atómico.

Si quieres que tus conductas sean estables y predecibles, necesitas un ambiente que también sea estable y predecible, encontrar ese propósito para formar tus hábitos fácilmente.

Resumen

  • Los pequeños cambios de contexto pueden conducir a grandes cambios de conducta con el tiempo. Se inician con una señal. Haz que estas sean obvias dentro de un ambiente para generar nuevos hábitos.
  • Tus hábitos se comienzan a asociar al contexto que rodea a cierta conducta, convirtiéndose en la señal.
  • Es más sencillo construir nuevos hábitos en un nuevo ambiente porque no tendrás que estar luchando en contra de antiguas señales y disparadores que tenías en el ambiente anterior.

7 – El secreto del autocontrol

La perseverancia, el valor y la fuerza de voluntad son esenciales para el éxito, pero la manera de mejorar estas cualidades no consiste en desear ser una persona más disciplinada, sino en crear un ambiente más disciplinado

Los investigadores se refieren a este fenómeno como deseo inducido por señales: un disparador externo causa un anhelo compulsivo de repetir un mal hábito.

La frase clave es: Puedes eliminar un hábito, pero probablemente no  lograrás olvidarlo. Un enfoque más confiable consiste en eliminar malos hábitos desde su origen, ver cual es la señal que lo activa y reducirla drásticamente.

Puedes controlarte y resistir la tentación una o dos veces, pero es poco probable que siempre puedas dominar tu fuerza de voluntad para dominar tus deseos. Convierte las señales de tus buenos hábitos en algo evidente y notorio y vuelve invisibles tus malos hábitos.

Resumen

  • La Primera Ley del Cambio de Conducta invertida es hacerlo invisible.
  • Cuando se forma un hábito es difícil que se olvide. Es más fácil evitar la tentación que resistirla.
  • El autocontrol es una estrategia de corto plazo, no de largo plazo. Debemos reducir la exposición a la señal que lo desencadena, para eliminar el hábito.

Segunda Ley – Hacerlo Atractivo

8 – Cómo lograr que un hábito sea irresistible

Poder entender aquello que nos motiva. El cerebro de cada animal está precargado con una serie de reglas de conducta, y cuando más grande las señales, parece hasta un árbol de Navidad.

En la actualidad, los humanos tenemos el anhelo de las comidas con mucha sal, azúcar y grasa, que nos garantizan la supervivencia. En la comida natural, no notamos ese placer en el bocado diecisiete, pero en los alimentos que tienen un alto contraste dinámico mantienen la experiencia renovada e interesante, por lo que te sientes impulsado a comer más.

Entre más atractiva es una oportunidad, más son las posibilidades de que se convierta en un factor de formación de hábitos. Seguimos teniendo el mismo cerebro que nuestros ancestros, pero ahora tenemos que enfrentar tentaciones que ellos nunca conocieron.

Los hábitos son un circuito de retroalimentación impulsado por la dopamina. Su aporte clave es que es  liberada no solamente cuando experimentamos placer, sino también cuando lo anticipas.

Es la anticipación de la recompensa, no su obtención, lo que hace que nos pongamos en acción. Necesitamos hacer que nuestros hábitos sean atractivos porque, en principio, es la expectativa de una experiencia gratificante lo que nos motiva a actuar.

Cuando eres niño, pensar en la mañana de Navidad puede ser mejor que abrir los regalos. Cuando eres adulto, soñar despierto acerca de tus siguientes vacaciones puede ser más disfrutable que estar realmente de vacaciones. Los científicos se refieren a esto como la diferencia entre desear y gustar.

Utilizar la estrategia de acumulación de tentaciones para hacer que su hábito de hacer ejercicio fuera más atractivo, al tener que pedalear a cierta velocidad para ver Netflix y combatir la obesidad, y formar tus hábitos atómicos.

La acumulación de tentaciones afirma que las conductas más probables reforzarán las conductas menos probables. Hacer lo que necesitas hacer significa que tendrás la oportunidad de hacer lo que te gusta.

Resumen

  • La Segunda Ley del Cambio de Conducta es hacerlo atractivo.
  • Entre más atractiva sea una oportunidad, más probabilidades se forme un nuevo hábito.
  • Los hábitos son un circuito de retroalimentación conducido por la dopamina. Cuando la dopamina se incrementa, hace que surja la motivación para actuar.
  • La anticipación de la recompensa es lo  que genera la dopamina y nos pone en acción.
  • La acumulación de tentaciones es una estrategia que consiste en integrar una acción que quieras hacer con una acción que necesites hacer, para acumular tus tentaciones.

9 – El papel de la familia y los amigos  en la formación de hábitos

Los hábitos que son normales dentro de tu cultura, son los más atractivos hábitos que podemos encontrar, como para la familia Polgar jugar al ajedrez.

Las conductas son atractivas cuando nos ayudan a encajar en el grupo social e imitamos los hábitos de los grupos de personas cercanas, los numerosos y poderosos.

Seleccionamos los hábitos de la gente que nos rodea, imitamos sus comportamientos sin darnos cuenta. Rodéate de la gente que quieres alcanzar, nos subgestionamos al poder del grupo aunque sepamos que estamos equivocados, sentimos la gran presión de las reglas del grupo.

Las costumbres y prácticas de la vida en sociedad nos arrastran con ellas.

Michel de Montaigne

Todos los seres humanos persiguen el poder, el prestigio y el estatus. Cuando nos hemos integrado en el grupo, sale nuestra vena de destacar.

Resumen

  • El ambiente dentro del que vivimos determina cuáles conductas son atractivas para nosotros.
  • Hace que nos integremos y pertenezcamos a la tribu tendiendo a adoptar los hábitos.
  • Tendemos a imitar los hábitos de tres grupos sociales: el cercano (familia y amigos), el amplio (la tribu) y el poderoso (aquellos que cuentan con un estatus elevado y prestigio).
  • Estrategias más efectivas para construir mejores hábitos consiste en unirte a un ambiente donde la conducta deseada sea un comportamiento normal y tengas algo en común con el grupo.
  • El comportamiento normal de la tribu con frecuencia prevalece sobre el comportamiento deseado del individuo. Preferimos pertenecer aunque estemos equivocados, que estar solos y en lo correcto.
  • Si cierta conducta puede proporcionarnos aprobación, respeto y elogios, la encontramos atractiva.

10 – Cómo localizar y arreglar  las causas de tus malos hábitos

Replantea los mitos del cigarro, es algo que necesitas para socializar, para aliviar tu estrés y encontrar tranquilidad, y no renuncias a nada, porque no hacen nada por ti los cigarros. Estás obteniendo estupendas ganancias positivas no solo para tu salud, energía y economía; también estás ganando seguridad en ti mismo, respeto, libertad, y por tener una calidad de vida en el futuro. No encontrar ningún beneficio, haciéndolo nada atractivo y así surge nuestros hábitos atómicos.

Tus hábitos son soluciones modernas a deseos ancestrales. Son métodos que hemos aprendido a usar para resolver nuestros problemas. Durante todo el día, estás eligiendo la mejor manera de actuar a partir de lo que acabas de ver y de lo que te ha funcionado mejor en el pasado.

Los sentimientos y las emociones transforman las señales que percibimos y las predicciones que hacemos y las convierten en una señal que podemos aplicar. Queremos sentirnos de una manera diferente, por eso realizamos el hábito.

La emoción es lo que hace que etiquetemos las cosas como buenas, malas o indiferentes.

Antonio Damasio

Para crear un hábito difícil debes hacerlo atractivo, asociándolo a una experiencia positiva. Tienes que pasar del deber a tienes la oportunidad de hacer algo, para percibir de forma diferente esa tarea.

No estoy confinado a usar mi silla de ruedas, gracias a ella soy libre. Si no fuera por la silla de ruedas, estaría condenado a vivir acostado y jamás podría salir de mi casa, ese es el poder de los hábitos atómicos.

Estos cambios en la manera de pensar no son mágicos, pero nos ayudan a cambiar los sentimientos que asociamos con un hábito o una situación particular. Puedes crear tu propio ritual de motivación. Puede ser algo sencillo como hacer tres inhalaciones profundas y luego sonreír.

Resumen

  • La inversión de la Segunda Ley del Cambio de Conducta es hacerlo poco atractivo.
  • Cada conducta tiene un anhelo o deseo superficial y un motivo subyacente.
  • Tus hábitos son soluciones modernas a deseos ancestrales. Para hacerlo atractivo asócialo a un sentimiento positivo.
  • La causa de tus hábitos nos  conduce a un sentimiento, a una predicción.
  • Destaca los beneficios de abandonar un hábito perjudicial para hacerlo parecer poco atractivo. Asócialo a un sentimiento negativo.
  • Crea un ritual motivacional haciendo algo que disfrutes mucho justo antes de realizar un hábito que te cuesta trabajo.

Tercera Ley – Hacerlo Sencillo

11 – Avanza despacio,  pero no des marcha atrás

Estamos tan enfocados en descubrir la mejor manera de hacer algo que en realidad nunca nos ponemos manos a la obra. Te pones en marcha pero hasta que no actúas no obtienes los resultados.

Lo mejor es enemigo de lo bueno.

Voltaire

Si quieres dominar un hábito, la clave es empezar con la repetición del mismo, no con la perfección. Solamente tienes que ponerte manos a la obra y hacer tus repeticiones.

Las neuronas que se encienden juntas, se mantienen conectadas. Ley de Hebb

Debes involucrarte en la práctica activa, para mejorar con la automaticidad. Es la habilidad de realizar una conducta sin tener que pensar en cada paso, haciéndolo de forma inconsciente.

Los hábitos se construyen a partir de la frecuencia con que se practican, no por cuánto tiempo se practican. Lo que importa es el ritmo que aplicas para ejecutar la conducta, no 21, 33, 66 o 300 días. Lo trascendente es que decidas actuar y hagas lo necesario para progresar hacia tu meta y conseguir tus hábitos atómicos.

Resumen

  • La Tercera Ley del Cambio de Conducta es hacerlo sencillo.
  •  La manera más efectiva de aprender es practicar, no planear, solo actúa en vez de ponerte en marcha.
  • La formación de hábitos es el proceso mediante el cual una conducta progresivamente se vuelve más automática mediante la repetición frecuente. No importa el tiempo que realizas el hábito sino el número de veces que lo realizas.

12 – La ley del menor esfuerzo

Si realmente quieres algo, puedes conseguirlo. Debes vencer la pereza y hacer lo conveniente. El cerebro está programado para ahorrar energía, hacer la menor cantidad de trabajo. Acción que produzca mayor valor a menor esfuerzo.

Mientras menos energía requiera un hábito, es más probable que ocurra. Haz el hábito una sola vez pero infinidad de repeticiones para después aumentar el número de veces fácilmente tras adquirir el hábito.

Lo que verdaderamente quieres es el resultado que se obtiene tras poner en práctica el hábito.

Es durante los días duros cuando es crucial contar con tantas cosas a tu favor como sea posible, de tal manera que puedas vencer los retos que la vida te lanza en forma natural. La idea es simplificar tanto como sea posible en el momento presente los hábitos que producirán una recompensa a largo plazo.

Para reducir la resistencia puedes optimizar el ambiente para poder realizar las acciones de manera más sencilla. Encaja el hábito en tu rutina diaria, para eliminar la tensión que te detiene para lograr lo que quieres.

Estrategia por adicción, eliminar los puntos de tensión que minan nuestro tiempo y energía, para lograr más con menos esfuerzo. Debemos simplificar el proceso a su mínima expresión.

La idea central es crear un ambiente en el que hacer aquello que es correcto, resulte tan sencillo como sea posible para formar tu hábito atómico.

Cuando organizas un espacio para el propósito para el que está destinado, lo estás preparando para facilitar la siguiente acción.

Entre más resistencia haya, menos posibilidades existen de que el hábito se repita.

¿Cómo puedo diseñar un mundo en el que sea fácil hacer lo que es correcto?

Rediseña tu vida para que las acciones que importan más sean siempre las más sencillas de realizar.

Resumen

  • El comportamiento humano sigue la ley del menor esfuerzo, elegimos la opción de menor cantidad de trabajo por naturaleza.
  • Crea un ambiente donde hacer lo correcto sea tan fácil como sea posible.
  • Reduce la tensión asociada con las buenas conductas. Cuando la tensión o resistencia es elevada, los hábitos son difíciles.
  • Prepara tu ambiente para que las acciones futuras sean sencillas.

13 – Cómo dejar de postergar usando  la regla de los dos minutos

Los investigadores estiman que entre 40% y 50% de las acciones que realizamos en cualquier día son hábitos. Los hábitos son elecciones automáticas que influyen en las decisiones conscientes que tomamos.

Cada día hay un puñado de momentos que tienen un impacto mayúsculo. Me refiero a estas pequeñas elecciones como momentos decisivos, son unas pocas elecciones habituales las que determinan el camino que tomamos.

Cuando empiezas un nuevo hábito, no debe tomarte más de dos minutos, debes encontrar tu versión de 2´para cualquier hábito. La idea es hacer, al principio, tus hábitos tan sencillos como sea posible.

regla de los dos minutos para empezar un hábito

Lo que quieres es un hábito umbral que te conduzca a un camino más productivo, hacia ese reto desafiante. Debe conseguir ese hábito sumamente sencillo, y así pasar a los siguientes niveles, sencillo, moderado, difícil y muy difícil.

La manera ideal de dominar una habilidad complicada, es empezar por lo sencillo. Tienes que estandarizar antes de poder optimizar.

Escribir un diario nos puede dar otro ejemplo, y beneficiarte de escribir tus pensamientos. El secreto es mantener la actividad siempre por debajo del punto donde se convierte en un trabajo.

Te estás enfocando en convertirte en el tipo de persona que no falta a sus entrenamientos, aunque sea por dos minutos, estás tomando la acción mínima necesaria.

Casi todas las metas importantes de la vida se pueden transformar en una conducta de dos minutos.

Resumen

  • Los hábitos se pueden completar en unos cuantos segundos, pero siguen impactando nuestra conducta durante minutos e incluso horas después.
  • Muchos hábitos ocurren en momentos decisivos, y te pueden conducir en un día bueno o completamente improductivo.
  • Cuando empiezas un nuevo hábito, debe tomarte menos de dos minutos hacerlo.
  • Ritualizar el principio de un proceso, te dará más posibilidades de que acabes por alcanzar el estado de concentración profunda que se requiere para alcanzar grandes logros.
  • Hay que estandarizar antes de optimizar. No se puede mejorar un hábito que no existe.

14 – Cómo hacer inevitables  los buenos hábitos e imposibles los malos hábitos

Algunas veces el éxito se trata menos de facilitar los buenos hábitos y más de dificultar los malos hábitos, poniéndonoslo difícil, y creando un mecanismo de compromiso. Es una elección que haces en el presente para controlar tus acciones en el futuro.

como eliminar malos hábitos

Los mecanismos de compromiso son útiles porque permiten tomar ventaja de las buenas intenciones antes de que caigamos víctimas de la tentación.

La mejor manera de terminar con un mal hábito es convertirlo en algo impráctico. Aumentar la tensión y la resistencia hasta que ya no se tenga la opción de actuar. La buena conducta eliminó los robos de los empleados con la caja registradora.

La tecnología es una manera confiable y efectiva de garantizar una conducta apropiada, transformar las acciones que antes eran difíciles en sencillas.

La civilización avanza al aumentar el número de operaciones que podemos realizar sin tener que pensar en ellas.

Alfred Whitehead

Una vez que eliminé esa golosina mental de mi ambiente, fue mucho más fácil alimentar mi mente con material saludable.

Resumen

  • La inversión de la Tercera Ley del Cambio de Conducta es hacerlo difícil.
  • Un mecanismo de compromiso es una elección que haces en el presente para garantizar un mejor comportamiento en el futuro, automatizando tus hábitos.
  • Las elecciones que tenemos que tomar una sola vez,  son acciones individuales que automatizan tus hábitos futuros y producen ganancias que se incrementan con el tiempo.
  • Usar la tecnología para automatizar tus hábitos es la manera más confiable y efectiva de garantizar el comportamiento apropiado.

Cuarta Ley – Hacerlo Satisfactorio

15 – La regla cardinal del  cambio de conducta

Pocos habían formado un hábito a partir de este conocimiento. El problema no era que no lo supieran. El problema era la consistencia, haciendo el hábito más placentero.

El placer le enseña a nuestro cerebro que una conducta vale la pena ser recordada y repetida. Lo que se recompensa, se repite. Lo que se castiga, se evita. Estamos buscando satisfacción inmediata.

Con los buenos hábitos, sucede lo contrario: el resultado inmediato no se disfruta, pero el resultado último sí se siente bien. Con los malos, es al contrario, placer inmediato y el resultado te hace sentir fatal.

Cuando llega el momento de las decisiones, por lo regular la gratificación inmediata prevalece. Haces elección en tu presente, no en tu yo futuro. Debemos enfocarnos en lo que es recompensado de manera inmediata se repite.

El éxito en cualquier campo requiere que ignores una recompensa inmediata en favor de una recompensa retardada.

Meseta de potencial latente

La mejor manera de hacer esto es añadir un poco de placer inmediato a los hábitos que nos brindarán recompensas a la larga y un poco de dolor inmediato a los hábitos que no nos traen recompensas.

El motivo por el que las recompensas inmediatas son indispensables. Te mantienen emocionado, mientras las recompensas retardadas se acumulan en el fondo.

La recompensa inmediata de verte ahorrar dinero para comprar una chaqueta de piel te hace sentir mucho mejor que si solamente te privas de lo que quieres.

La recompensa inmediata debe estar alineada con tu objetivo a largo plazo que consiste en la persona que te quieres convertir. Tú lo haces porque eso es lo que tú eres y tt sienta bien a ti mismo.

Resumen

  • La Cuarta Ley del Cambio de Conducta es hacerlo satisfactorio.
  • El cerebro humano evolucionó para priorizar las recompensas inmediatas sobre las recompensas retardadas. Repetimos la conducta cuando la experiencia es satisfactoria.
  • La regla cardinal del cambio de conducta es: Lo que es inmediatamente recompensado se repite. Lo que es inmediatamente castigado se evita. Lograr mantener un hábito necesitas sentirlo de manera inmediata, aunque sea modesta.
  • Las primeras tres Leyes del Cambio de Conducta —hacerlo obvio, hacerlo atractivo y hacerlo sencilloincrementan las posibilidades de que una conducta sea realizada en esta ocasión. La Cuarta Ley del Cambio de Conducta de hacerlo satisfactorio aumenta las posibilidades de que una conducta sea repetida en la siguiente ocasión.

16 – Cómo mantener los buenos  hábitos todos los días

Progresar es satisfactorio y las medidas visuales, como mover clips, pasadores o canicas, proveen clara evidencia del progreso realizado.

Incontables personas han llevado un registro de sus hábitos, que quieren incorporar a su vida y lo revisan de forma diaria. El truco es no romper la cadena que te lleva al resultado. Hace que una conducta sea obvia, atractiva, sencilla y satisfactoria.

Beneficios

  1. Registrar tu acción más reciente crea un disparador que puede iniciar tu siguiente acción. Es una señal visual, el mero acto de registrar una conducta puede motivar el deseo de cambiar. Pensamos que actuamos mejor de lo que realmente lo hacemos y escribirlo es ser honesto con nosotros mismos. Cuando la evidencia está justo frente a ti, es menos probable que te mientas a ti mismo.
  1. La forma más efectiva de motivación es el progreso. Una señal de que estamos avanzando en el camino y continuar en él. Cada pequeño triunfo alimenta tu deseo de alcanzar la meta final, un recordatorio sutil de lo lejos que has llegado y no interrumpir la cadena.
  1. Llevar un historial de los logros puede ser una recompensa por sí mismo. Es satisfactorio marcar con una X en tu calendario o tachar de tu lista, para que tus éxitos perduren. Debes concentrarte más en el proceso que en el resultado, convertirte en la persona que no se salta el entrenamiento y mantener la cadena.

El historial de hábitos crea una señal visual que te recuerda que debes actuar, es motivante porque te ayuda a ver el progreso que has estado haciendo y que no quieres dejar de hacer y  produce un sentimiento de satisfacción al registrar otro avance exitoso de tu hábito.

La primera regla de la capitalización: Nunca la interrumpas innecesariamente.

Charlie Munger

¿Si mantener un historial de hábitos es tan útil, por qué nos tardamos tanto en empezar a hablar de este tema?

Mucha gente se resiste a la idea de medir y registrar. Te hace tener doble carga, el hábito en sí mismo y el registro. Casi todo el mundo se puede beneficiar de esto de alguna manera, incluso si solamente es temporal, porque todos no estamos preparados para medir.

Debes automatizar el registro y las mediciones. Llevar un registro semanal o mensual de tus hábitos y diario a los verdaderamente importantes para ti. Al finalizar el hábito debes registrarlo.

A todos nos surgen imprevistos, cuando algo como esto me sucede, trato de recordarme una simple regla: Nunca dejes que pase dos veces. No puedo ser perfecto, pero puedo evitar cometer la misma falta dos veces. Tan pronto como una racha termina, comienzo la siguiente.

buen día vs mal día

El primer error nunca es el que te arruina, es un accidente.  Es la espiral de errores repetidos que lo sigue, y se convierte en un mal hábito.

Interrumpir un hábito no importa, siempre y cuando la recuperación ocurra rápido. Es lo que le ocurre a la gente exitosa, se recupera rápidamente.

No permitas que las pérdidas se coman la capitalización que has logrado, es mejor algo, que el cero absoluto. Se trata de ser el tipo de persona que nunca falta a los entrenamientos, para reafirmar tu identidad.

La mente humana siempre quiere ganar sin importar el juego que se esté jugando. No puedes hacerte trampa al solitario, debemos enfocarnos en aprender, desarrollar la curiosidad y el pensamiento crítico.

Cuando una medida se convierte en el objetivo, deja de ser una buena medida.

Charles Goodhart

Una medida solamente es útil cuando te guía y añade un contexto a una imagen más grande, no cuando te consume. Debemos preocuparnos en lo importante, y a veces esto no se puede medir.

Tal vez es hora de enfocarse en una medida distinta, una que te dé más señales de progreso, que un simple número en la báscula. Busca otras evidencias que demuestren el avance que estás haciendo y celébralo.

Resumen

  • Uno de los sentimientos más satisfactorios es el sentimiento de estar progresando. Con el registro de hábitos hacemos fácil la medición al marcarlo como cumplido en tu calendario con una equis.
  • La evidencia visual es una muestra de tu progreso. Los registros de hábitos y otras formas visuales de medir pueden hacer que tus hábitos sean satisfactorios al proveer evidencia clara de tu progreso.
  • No rompas la cadena y mantén tu hábito en una racha continua que no se detenga. Puedes fallar una, pero no dos veces.  Si dejas de realizar tu hábito un día, recupera el ritmo tan rápido como sea posible.
  • Sólo porque puedas medir algo, no significa que ello sea lo más importante. Enfócate en otras evidencias en las que notes los beneficios del progreso.

17 – Cómo un socio corresponsable  puede cambiarlo todo

En ese momento tendría que ver a un ser humano y darse cuenta de lo que la muerte representa en realidad, lo que la muerte de un inocente significa. Seguramente jamás se atrevería a apretar el botón, de matar a un inocente por activar la bomba nuclear.

La propuesta de Fisher es una inversión de la Cuarta Ley: hacerlo inmediatamente insatisfactorio, también somos más proclives a evitar una experiencia cuando el resultado es doloroso.

Cuando las consecuencias son severas, la gente aprende rápido. Eliminar conductas, consiste en añadir un costo instantáneo a la acción es una excelente manera de reducir sus posibilidades.

Tan pronto como las acciones provocan una consecuencia inmediata, la conducta comienza a cambiar. Haremos grandes sacrificios y esfuerzos para evitar un poco de dolor inmediato.

Entre más local, tangible, concreta e inmediata sea la consecuencia, más probabilidades tiene de influir en la conducta individual. Debes  crear un contrato de hábitos para eliminar un mal hábito inmediatamente.

Las leyes y los reglamentos son un ejemplo de cómo los gobiernos pueden cambiar nuestros hábitos al crear un nuevo contrato social.

Así como los gobiernos usan las leyes para responsabilizar a los ciudadanos de sus actos, tú puedes crear un contrato para hacerte responsable de tus propias acciones. Ten a una o dos personas que firmen el contrato contigo y sean también responsables, es una indicación de seriedad.

Para hacer insatisfactorios los malos hábitos, tu mejor opción es hacerlos dolorosos en el momento.

Resumen

  • La inversión de la Cuarta Ley del Cambio de Conducta es hacerlo insatisfactorio, no repetimos un mal hábito si este es doloroso e insatisfactorio.
  • Un socio corresponsable puede crear un costo inmediato para nuestra inactividad. Un contrato de hábitos puede ser usado para añadir un costo social a cualquier conducta. Esto hace que el costo de violar tus promesas sea público y doloroso.
  • Saber que alguien nos está observando puede ser un motivador muy poderoso.

Tácticas avanzadas como pasar de ser solamente bueno a ser verdaderamente grandioso

18 – La verdad acerca del talento (Cuándo los genes importan y cuándo no)

El secreto para maximizar tus posibilidades de éxito es elegir el campo de competencia apropiado. Debes participar en un juego en el que las probabilidades estén a tu favor.

Los hábitos son sencillos de realizar, y es más satisfactorio mantenerlos cuando son compatibles con tus inclinaciones y habilidades naturales.

Nuestro ambiente determina la idoneidad de nuestros genes y la utilidad de nuestros talentos naturales. Cuando nuestro ambiente cambia, también cambian las cualidades que determinan el éxito.

Los genes determinan tus áreas de oportunidad. El primer punto para buscar la respuesta radica en entender tu personalidad, para encontrar tu área de genialidad.

Los genes pueden predisponer, pero no predeterminar.

Gabor Mate

Personalidad

La personalidad se clasifica en cinco espectros de conducta:

  1. Apertura a la experiencia: Curiosidad e inventiva frente a la cautela y consistencia.
  2. Responsabilidad: de organizado y eficiente a despreocupado y espontáneo.
  3. Extraversión: de activo y sociable a solitario y reservado como los introvertidos.
  4. Amabilidad: este espectro va de amigable y compasivo a desafiante y desapegado.
  5. Neuroticismo: desde ansioso y sensible hasta seguro, tranquilo y estable.

Nuestros hábitos no solamente se determinan por nuestra personalidad, no cabe duda de que nuestros genes nos empujan en cierta dirección. Elige el hábito que mejor te siente, no el más popular. Los hábitos deben ser agradables para que sea posible mantenerlos y que sean adaptados a tu personalidad.

¿Cómo se elige el hábito correcto?

Lo primero debes hacerlo sencillo, hazlo fácil para que tus posibilidades aumenten, Utiliza el método de prueba y error para conseguirlo, no podemos probar todos pero debemos hacer un intercambio de exploración y explotación, prueba diferentes posibilidades y quédate con la mejor.

Trabaja tu estrategia en el 80 % de las veces, cuando estés ganando y prueba el 20 % para encontrar una mejor solución.

Preguntas

¿Qué me parece divertido a mí, pero funciona para otros? 

¿Qué me hace perder la noción del tiempo?

¿Dónde encuentro recompensas mayores que el promedio de las personas?

¿Qué se me da hacer bien de manera natural?

Especialización

Cuando no puedas ganar por ser mejor, puedes ganar por ser diferente. Al combinar tus habilidades, reduces la cantidad de competencia, lo cual hace que sea más fácil destacar.

La especialización es una poderosa manera de superar el «accidente» de una mala genética. Si puedes encontrar un ambiente más favorable, para aumentar tus posibilidades.

Una vez que descubrimos nuestras fortalezas, sabemos dónde invertir nuestro tiempo y energía. Debe poner foco en ser más productivo para enfocarse en saber si estás alcanzando tu máximo potencial en lugar de compararte con alguien más.

Una de las mejores maneras de asegurar que tus hábitos te sigan satisfaciendo a largo plazo, consiste en elegir conductas que son compatibles con tu personalidad y tus habilidades. Trabaja duro en las cosas que para ti son sencillas.

Resumen

  • El secreto para maximizar tus probabilidades de éxito es elegir el campo correcto de competencia. Elige el hábito apropiado y el progreso se vuelve sencillo.
  • Los genes no pueden cambiarse, lo que significa que nos brindan una poderosa ventaja en condiciones favorables y una seria desventaja en circunstancias desfavorables. Los hábitos son fáciles cuando son compatibles con tus habilidades naturales, elige los que mejor se amolden a tí.
  • Participa en un juego que favorezca tus fortalezas y sino crea uno nuevo, para destacar con tu especialización.
  • Los genes no eliminan la necesidad de trabajar duro. Determinan y muestran lo que hay que hacer. Nos dicen en qué debemos trabajar duro en ellos.

19 – La regla de Ricitos de Oro:  Cómo mantenerte motivado en la vida y el trabajo

La historia de Steve Martin ofrece una fascinante perspectiva de lo que se requiere para mantener los hábitos a largo plazo. Pasé diez años aprendiendo, cuatro años refinando y cuatro años de éxito salvaje.

La manera de mantener la motivación y lograr alcanzar niveles pico de deseo consiste en trabajar con tareas que tienen un nivel de dificultad manejable.

El cerebro humano ama los retos, pero solamente si están dentro de una zona óptima de dificultad.

La Regla de Ricitos de Oro establece que los humanos experimentamos los niveles más altos de motivación cuando al trabajar en alguna tarea, esa tarea está en el límite de nuestras habilidades actuales.  Ni es difícil, ni sencilla, es lo justo necesario para ti.

zona ricitos de oro y área de genialidad

Había suficientes victorias para mantenerlo motivado y suficientes errores para mantenerlo trabajando duro. Lograr estar en estado de flujo, en la zona Ricitos de Oro.

En cierto punto todo se reduce a quién puede manejar el aburrimiento que produce entrenar todos los días y hacer los mismos levantamientos una y otra vez. La diferencia está en que ellos encuentran la manera de seguir adelante a pesar de sus sentimientos de aburrimiento, no en la pasión o motivación.

Las recompensas variables no crearán un anhelo, pero reducen el aburrimiento al tener la posibilidad de obtener la recompensa.

El equilibrio está en el punto medio, entre el éxito y el fracaso. La proporción justa de ganar algo para obtener satisfacción y las ganas de tener algo para experimentar el deseo.

Todos experimentamos el mismo reto en el camino de la mejora personal: te tienes que enamorar del aburrimiento y seguir con tu hábito. Pero seguir adelante cuando lo que tienes que hacer te resulta fastidioso o doloroso o desgastante, es lo que hace la diferencia entre los profesionales y los aficionados.

Los hombres desean novedad a tal grado que aquellos a quienes les va bien, desean un cambio tanto como aquellos a los que les está yendo mal.

Maquiavelo

Los profesionales se ponen en acción, aunque las circunstancias estén en contra y el humor no sea el correcto.

La única manera de volverse excelente es mantenerse perpetuamente fascinado con repetir la misma acción una y otra vez. Te tienes que enamorar del aburrimiento.

Resumen

  • La regla de Ricitos de oro establece que los humanos experimentamos el máximo de motivación cuando trabajamos en tareas que están justo en el borde de nuestras habilidades actuales, un 4% por encima de nuestro nivel actual.
  • La gran amenaza del éxito no es el fracaso, es el aburrimiento. La rutina hace que se vuelvan menos  interesantes y menos satisfactorios, y nos terminan aburriendo.
  • La habilidad de seguir adelante cuando el trabajo no es emocionante es lo que hace la diferencia, motivados lo hacemos todos siempre.
  • Los profesionales mantienen un horario, los aficionados dejan que la vida se entrometa en el camino. 

20 – El inconveniente de  crear buenos hábitos atómicos

Cuando puedes hacer algo suficientemente bueno estando en piloto automático, dejas de pensar en cómo hacerlo mejor, al hacerlo sin pensar.

Sin embargo, cuando quieres maximizar tu potencial y lograr niveles de desempeño muy elevados, necesitas un método matizado, para alcanzar la excepcionalidad. Lo que necesitas es una combinación de hábitos automáticos y práctica deliberada.

La maestría es el proceso de estrechar tu concentración y dirigirla hacia un pequeño elemento necesario para el éxito, para alcanzar tu nueva frontera de desarrollo personal.

Alcanzar la maestría

Mantener un esfuerzo es la cosa más importante en cualquier empresa. La manera de ser exitoso es aprender cómo hacer las cosas correctamente, y luego hacerlas de la misma manera todas las veces.

La reflexión y la revisión habilitan la mejora a largo plazo de todos los hábitos porque te hacen consciente de tus errores y te ayudan a considerar diversos caminos para lograr una mejora.

La mejora no se trata solamente de aprender hábitos, también se trata de afinarlos, con revisión y reflexión.

Preguntas

Cada año, me hago tres preguntas

  1. ¿Qué salió bien este año?
  2. ¿Qué no salió bien este año?
  3. ¿Qué aprendí?

Mi Reporte de integridad anual responde tres preguntas y convertirme en la persona que quiero ser:

  1. ¿Cuáles son los valores esenciales que dirigen mi vida y mi trabajo?
  2. ¿Cómo estoy viviendo y trabajando con integridad en este momento?
  3. ¿Cómo puedo establecer una meta más elevada en el futuro?

La reflexión también puede proporcionar un sentido de perspectiva. Debemos revisar nuestros hábitos de manera constante. Ver los cambios importantes que debes hacer sin perder de vista la imagen completa de quien eres, revisando tu identidad.

Entre más nos aferramos a una identidad, más difícil se vuelve crecer más allá de ella. Cuando te aferras demasiado a una identidad o una creencia, te vuelves frágil. Si pierdes una cosa, te pierdes a ti mismo.  ¿Quién eres en ese momento?

Mantén pequeña tu identidad.

Paul Graham

La clave para mitigar estas pérdidas de identidad consiste en redefinirte a ti mismo de tal manera que mantengas importantes aspectos de tu identidad incluso si tu rol particular cambia.

Resumen

  • La ventaja de los hábitos es que podemos hacer cosas sin pensar, aunque no ponemos atención en los pequeños errores.
  • Hábitos + Práctica deliberada = Maestría
  • La reflexión y la revisión son procesos que te permiten permanecer consciente de tu desempeño a lo largo del tiempo.
  • Entre más nos apegamos a una identidad, más difícil se vuelve crecer más allá de ella.

21 – Secreto para alcanzar resultados que duren

Conclusiones de Hábitos Atómicos

La paradoja de sorites, que se refiere al efecto que una pequeña acción puede tener cuando se repite suficientes veces. Es un cúmulo de hábitos atómicos en pila, cada uno de los cuales es una unidad fundamental de todo el sistema.

El peso del sistema está trabajando para ti en lugar de hacerlo en tu contra. Para mantener los buenos hábitos de manera sencilla.

Aquel que tiene un porqué por el cual vivir, puede soportar casi cualquier cómo.

Friedrich Nietzsche

El progreso de todos consiste mediante un compromiso con pequeñas, sustentables e implacables mejoras. Es un sistema de mejora, un proceso interminable que se tiene que refinar para lograr tus hábitos atómicos.

Con las cuatro leyes del cambio de conducta tienes una serie de herramientas y estrategias que puedes usar para construir mejores sistemas y moldear mejores hábitos. Debes hacerlo obvio, atractivo, sencillo y satisfactorio.

La felicidad es el espacio entre un deseo que se ha cumplido y un nuevo deseo que se está formando.

Caed Budris

Las conductas son complicadas cuando son invisibles, poco atractivas,difíciles e insatisfactorias.

El secreto para obtener resultados que duren consiste en nunca dejar de hacer mejoras. Ser un 1% mejor cada día. Ese es el poder de los hábitos atómicos. Pequeños cambios para obtener resultados notables.

Pequeñas Lecciones de Hábitos Atómicos

La conciencia viene antes que el deseo. Un anhelo se crea cuando das significado a una señal.

La felicidad es simplemente la ausencia de deseos. La felicidad llega cuando no sientes la urgencia de sentirte de manera distinta, no quieres cambiar de estado.

Es la idea de placer lo que perseguimos. El deseo se persigue. La felicidad y el placer surgen a partir de la acción.

La paz ocurre cuando dejas de convertir tus observaciones en problemas. La observación sin anhelo es el reconocimiento de que no necesitas arreglar nada, estás existiendo.

Con un porqué suficientemente grande puedes superar cualquier cómo. Si tu motivación y deseos son lo suficientemente grandes te pondrás en acción aun cuando sea muy difícil.

Ser curioso es mejor que ser inteligente. La curiosidad nos motiva a la acción.

Ser pobre no significa tener poco, significa querer más.

Séneca

Las emociones conducen la conducta. Anhelo y sentimiento se da primero que la conducta y la respuesta.

Solo podemos ser racionales después de haber sido emocionales. Nuestro instinto de supervivencia es inconsciente, es lo que prima primero.

Tu respuesta tiende a seguir tus emociones. Analizamos los hechos desde nuestro filtro emocional, la que satisface nuestros deseos, es la que convertimos en racional.

El sufrimiento dirige el progreso. Deseamos cambiar nuestro estado, necesitamos el anhelo para que surja la ambición.

cambio de conducta de hábitos atómicos

Tus acciones revelan cuánto deseas algo. La recompensa está del otro lado del sacrificio, tus acciones son tus verdaderas motivaciones.

El autocontrol es difícil porque no es satisfactorio. El autocontrol requiere que te deshagas de un deseo en lugar de satisfacerlo. Resistir no satisface nuestros anhelos, debemos dejarlos pasar.

Nuestras expectativas determinan nuestra satisfacción. Debes asegurar que gustar y querer son aproximadamente equivalentes, para sentirte satisfecho. La felicidad es relativa, celebra los pequeños pasos.

Es fácil decepcionar a la juventud porque la juventud es rápida para tener esperanzas.

Aristóteles

El dolor que produce el fracaso es directamente proporcional al tamaño de las expectativas. La manera en que sentimos influye en nuestra manera de actuar, y nuestra manera de actuar influye en nuestra manera de sentir. 

Señal > Anhelo (Sentimiento) > Respuesta > Recompensa (Sentimiento)

El deseo inicia. El placer mantiene. El placer y la satisfacción son lo que mantiene una conducta.

La esperanza declina con la experiencia y es reemplazada por la aceptación. Los planes nuevos ofrecen esperanza porque no tenemos experiencias que nos permitan anclar nuestras expectativas en la realidad.

Organización

Sigue mis consejos productivos para crear hábitos atómicos en tu vida en mi Blog